principal
   
 

 

 

CONSEJO DE UN NÓBEL PARA EDUCAR

Hubo un célebre químico italiano, Estanislao Canizzaro, fallecido en el año 1910, que se dio a conocer, no sólo por su ciencia -obtuvo el Premio Nobel-, sino también por su profunda vida religiosa. En cierta ocasión se jactaba delante de él un diputado incrédulo del Parlamento de Italia de haber escogido por esposa a una librepensadora que públicamente pregonaba y defendía las doctrinas más progresistas. El célebre quími­co escuchó silenciosamente durante un rato, pero al fin interrumpió a su interlocutor:

-¿Me permite una pregunta? Si su esposa llega a ser madre, ¿qué es lo que enseñará a sus hijos?

Fue tan inesperada esta pregunta, que el diputado no supo que responder. Canizzaro prosiguió:

-Si no hubiera de tomarlo a mal, yo le daría un buen consejo. Diga usted a su esposa que estudie el Padrenuestro, a fin de que pueda enseñárselo a sus hijos el día de mañana... porque es el mejor regalo que una madre puede hacer a su hijo para que tenga éste algo en que asirse en los oscuros caminos de la vida.

anecdotas y reflexiones