principal
   
 

 

 

EL HALCÓN QUE NO VOLABA

 

  Un rey recibió como obsequio dos pequeños halcones y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.

   Pasados unos meses, el maestro le informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente entrenado, pero que al otro no sabía qué le sucedía, no se había movido en todo el tiempo de la rama donde lo dejó el día que llegó.

   El monarca entonces promulgó un edicto y comunicó a su pueblo que daría una buena recompensa a la persona que hiciera volar al halcón.

   A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines. El rey le dijo a su corte: “Traedme al autor de ese milagro.” Su corte le llevó a un humilde campesino. El rey le preguntó: ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Y en tan poco tiempo? ¡Y en tan poco tiempo!?

   Intimidado, el campesino le dijo al rey: “Fue muy fácil, mi Señor; sólo corté la rama sobre la que estaba posado el halcón, y el halcón voló; se dio cuenta de que ya no tenía un apoyo y que tenía alas, y se echó a volar.”

anecdotas y reflexiones