principal
   
 

 

 

 

 LOS GANSOS

 

            Una mujer estaba sentada frente a la chimenea. Estaba totalmente sola y pensaba en la historia de la Navidad. Cuanto más pensaba, más increíble le parecía. ¿Por qué el Creador de todo el universo decidió volverse hombre y vivir entre nosotros? Y si así lo hizo, ¿por qué eligió nacer en un pobre pesebre? Este idea no tenía ningún sentido... De hecho la mujer llegó a pensar que era una historia absurda y ridícula.

            De súbito sus pensamientos fueron interrumpidos por un sonido extraño que venía de fuera de su pequeña casita. No imaginaba qué era lo que lo había provocado. Se levantó y fue a la ventana a mirar. Allí, bajo la luz de la luna y sobre la hierba cubierta de nieve, le sorprendió ver a una docena de gansos que se movía de un lado a otro del patio aturdidos y turbados.

            Por lo visto, los gansos se habían desviado de un grupo que volaba hacia el sur para pasar el invierno. Ver a estos gansos dando tumbos en la fría nieve hizo que la mujer sintiera lástima de ellos. Se puso el abrigo, salió y abrió la puerta de su garaje. Intentó conducir a los gansos hacia el interior de éste, pero cuanto más esfuerzo hacía para ayudarlos,  más asustados estaban los gansos.

            Poco después los gansos se hallaban de nuevo esparcidos por todo el patio. En lugar de ayudarlos la mujer había empeorado las cosas. Finalmente, exhausta de correr tras los gansos, la mujer desistió

            Tras esto algo le vino a la cabeza. Pensó que si sólo por un momento se pudiera convertir en uno de ellos y hablarles en su propio lenguaje,  les podría explicar lo que intentaba hacer.

            De repente dio en el clavo: “¡Eso es la Navidad!, -exclamó-. Dios mira desde el cielo a la humanidad. Dios ve a los humanos aturdidos y turbados como los gansos que se encuentran en mi patio... La Navidad muestra cómo Dios mira desde arriba a la humanidad y se compadece de ella”.

            En aquel momento la historia de la Navidad empezó a tomar sentido. Ya dejó de ser algo poco creíble. Se convirtió en una historia llena de amor y belleza. Dios ve desde las alturas al ser humano asustado y confuso y se vuelve humano para poder hablarle y ayudarlo y guiarlo por el camino adecuado.

            La Navidad es Dios Humanizado, compartiendo con nosotros su amor. La Navidad es Dios Transformado en uno de nosotros, compartiendo la existencia humana y dándonos fuerza para hacer por los demás lo que Él hizo por nosotros. Dios vino para amarnos y ayudarnos.

            La historia de la Navidad ya no es algo increíble. Es algo verdaderamente bonito. Navidad es algo que sólo un Dios infinito en bondad habría podido crear.

anecdotas y reflexiones