principal
   
 

 

 

 textos marianos

LA VIRGEN DEL PINO

 La descubrieron unos campesinos de la isla de Gran Canaria. en lo alto de un pino, de ahí su nombre.

Cuenta la tradición que la imagen de la Virgen María que hoy se venera bajo la advocación de la Virgen del Pino apareció el 8 de septiembre de 1481 en un nicho dentro del tronco de un pino canario, cerca de donde hoy está la basílica que le sirve de casa. Todavía no se había descubierto América, pero hacía tiempo que los españoles estaban conquistando la isla de Gran Canaria.

Lo más probable es que la imagen hubiera llegado con misioneros o comerciantes que desde el siglo XIV frecuentaban la isla e iban evangelizando estas tierras, que todavía no habían sido conquistadas por los españoles. Ya entonces el Obispo de la diócesis la veneró en aquel pinar en que se encontraba, junto con la gente de aquellas tierras.

A principios del siglo XVI se creó una parroquia para Teror, que era el nombre de aquella zona en que se encontró la imagen. Todavía tuvieron que pasar más de dos siglos, hasta 1760, para que se construyera el templo actual. Desde el principio mucha gente fue de peregrinación a ver a la Virgen desde distintos puntos de la isla. Incluso en el siglo XVI la Virgen bajó a Las Palmas de Gran Canaria en petición por la falta de lluvias, tradición que se repite, siendo la última vez que bajó en el año 2000.

El día 7 de septiembre se celebra una romería-ofrenda desde un lugar cercano llamado Castañero Gordo hasta la misma puerta de la basílica. Las ofrendas son preparadas por cada municipio de la isla y de otras islas, que llevan una carreta tirada por bueyes con ofrendas que representan a la población.