principal
   
 

 

 

 textos marianos

REINA DE LOS SANTOS

 María es la Reina de los santos y los ángeles por ser la Madre de Dios y haber tenido parte activa en los misterios salvíficos de Cristo; por eso la distinguimos con el superlativo: "Santísima". Desde siempre ha sido honrada en la Iglesia con un culto superior al de los santos y ángeles pero nunca igual al culto de "adoración" tributado sólo a Dios.

La Iglesia, al venerar así a la Madre, desea que el Hijo sea mejor conocido, amado y glorificado. La verdadera devoción a María no es un vago sentimentalismo o una pura necesidad psicológica, sino que es nuestra confesión de fe; así la reconocemos como la Madre de Jesús. La auténtica devoción nos lleva a amarla como hijos e imitar sus virtudes, sobre todo su disponibilidad para cumplir la voluntad de Dios.