principal
   
 

 

 

 textos marianos

EL CAMINO

 

Kiko Arguello nació  en Madrid el 9 de enero de 1939. Pintor de temática religiosa, su obra más preciada es el icono de María con el Niño, que se venera en una capilla lateral del lado izquierdo de la catedral de Madrid, enmarcado en el conjunto de un fresco de la Anunciación, obra del mismo autor. Alma de artista, es también compo­sitor de cantos con letra bíblica o inspirada en la Biblia, muchos de ellos dedicados a María.

 Kiko Ar­güello es, sobre todo, fundador, con Carmen Hernández, del  Camino Neocatecumenal. Este acontecimien­to, que ha dado ya grandes frutos de conversión y de salvación en todo el mundo, comenzó pobremente en 1964 en las chabolas de Palomeras Altas, Vallecas por entonces suburbio paupérrimo del extrarradio de Madrid.

Convertido del ateís­mo a la fe cristiana, dejó la residencia de estudiantes artistas que dirigía en Atocha el dominico José Manuel de Aguilar, y «se dirigió al suburbio con una Biblia, un crucifijo y una guitarra, para vivir silenciosamente como un pobre entre los pobres, según la inspiración de Charles de Foucauld.

 Pronto fue un interrogante para los vecinos, que le pidieron que les hablara de Jesucristo. Lo llamativo fue que entre los gitanos que frecuentaban la barraca, nacía un vínculo de profunda fraternidad.

Así nació el Camino Neocatecumenal, según Kiko Argüello, por inspiración de la Virgen María: Hay que hacer comunidades cristianas como la Sagrada Familia de Nazaret, que vivan en humildad, sencillez y alabanza, y en las cuales el otro es Cristo.

Todos fueron a Pompeya para poner su proyecto en manos de Nuestra Señora del Rosario.

Pablo VI y Juan Pablo II recibieron en multitud de ocasiones a Kiko y en discursos y documentos escritos han alentado el Camino Neocatecumenal.

Los neocatecúmenos son iniciados a vivir abandonados filialmente a la paternidad de Dios, protegidos por la materni­dad de María... A tal fin hacen una peregrinación a un santuario mariano para acoger a la Virgen María como madre...