principal
   
 

 

 

 textos marianos

EL ROSARIO Y SUS ORÍGENES

 El rosario es la devoción mariana por excelencia. Materialmente, el «contador de avemarías» es una sarta de cuentas (bolitas de madera, metal o mineral), separadas de diez en diez por una entre dos fragmentos de cadena. Las cinco decenas o «misterios» se juntan en una medalla, de la que cuelgan cinco cuentas y una cruz. En otros idiomas, tienen distinta denominación el rosario material o contador de avemarías y la devoción del rosario. En castellano tienen el mismo nombre.

La devoción del rosario es un modo de orar a la Virgen María de manera fácil y al alcance de todos.

Desde la Edad Media, el rosario constaba de tres series de misterios, las conocidas como tres «partes» del rosario: los misterios gozosos (Encarnación, Visitación, Nacimiento de Jesús, Presentación, Pérdida y hallazgo en el templo); los dolorosos (Oración en Getsemani, Flagelación, Corona de espinas, Cruz a cuestas, Crucifixión); y los gloriosos (Resurrección, Ascensión, Pentecostés, Asunción, Coronación de María). Las 150 avemarías evocaban los 150 Salmos de David, por lo que se llamaba al rosario «el Salterio de María». Desde el 16 de octubre de 2002, Juan Pablo II añadió otra parte, los cinco misterios luminosos: Bautismo de Jesús, Revelación de Jesús en las bodas de Caná, Anuncio del Reino, Transfiguración e Institución de la Eucaristía.

El origen del entonces llamado «Salterio de María» puede verse en la recitación continuada de 150 avemarías por parte de los monjes llamados «legos», a partir del siglo XII, mientras los monjes de coro celebraban las horas canónicas del Oficio Divino. En estos orígenes están las grandes órdenes monásticas: benedictinas y cistercienses. Más tarde tendrán gran influencia los cartujos, especialmente por medio de Domingo de Prusia. Desde los inicios de la Orden de Predicadores, en 1216, su fundador, el español Santo Domingo de Guzmán, asumió para la espiritualidad y la predicación de sus frailes la costumbre de recitar avemarías, añadiendo un aspecto que llegaría a ser esencial al rosario: la meditación en los misterios de la redención, vida de Cristo y de María.