principal
   
 

 

 

 textos marianos

MADRE DE ECUADOR

  La Virgen de Quinche es la que goza de mayor popularidad en Ecuador, que la venera como celestial Patrona desde 1648. Su imagen fue tallada, a petición de unos indígenas, por el escultor español Diego de Robles, que ya había esculpido otras imágenes de María. Los indígenas querían una imagen igual que la de Guápulo, que se veneraba desde 1586, y el escultor les hizo una copia exacta y en la misma madera de cedro. Una imagen de 62 centímetros de altura, de rostro moreno, sobre una peana, con la luna bajo sus pies.

Todo hubiera ido según lo previsto, pero los indígenas se negaban a abonar el importe acordado por el trabajo. Entonces, Diego de Robles entregó la imagen a cambio de madera a otro pueblo indígena: a los oyacachis de Cumbayá, que también deseaban una imagen de la Virgen. La cubrieron con una túnica de esparto y la colocaron en la grieta de una roca.

No había pasado mucho tiempo, y ya aquella imagen de la Virgen era conocida y venerada por multitud de indígenas, que acudían a saludarla a la roca, y a pedirle favores. Los indígenas, poco formados en la fe cristiana, inconscientemente mezclaban la veneración a Santa María con sus ancestrales ritos paganos. Debido a esto, el obispo de la diócesis, a fin de purificar el culto a la Virgen, ordenó que la imagen fuera trasladada a la iglesia parroquial del pueblo de Quinche, en el año 1604. Desde entonces, los indios acudían a la iglesia para seguir sus buenas relaciones filiales con la Madre de Dios.

La imagen está cubierta con un rico vestido. Ciñe sus sienes una bella corona y en su mano derecha porta un cetro: corona y cetro, así como la corona del Niño, son de oro. El Niño, sobre el brazo izquierdo está en actitud de bendecir con la mano derecha, y con la mano izquierda sustenta el globo terráqueo. En conjunto es una bella imagen fue coronada canónicamente el 20 de junio de 1943.

Como la antigua iglesia parroquial no tenía capacidad para las grandes concentraciones religiosas en torno a la Patrona de Ecuador, en 1905 se colocó la primera piedra del templo actual. considerado como santuario nacional, que fue elevado a la categoría de basílica menor por el Beato Juan XXIII en 1959.