principal
   
 

 

 

 textos marianos


Monte Carmelo

Conocido en hebreo como Ha-Karmel, el Monte Carmelo es una montaña sagrada del noroeste de Israel. Desde el siglo sexto d. de C.
ha estado asociado a la veneración de María. Monjes griegos establecieron allí una iglesia y un monasterio hacia el año 500, y la orden de los
Carmelitas se fundó allí hacia el 1154. Según la tradición, María se apareció a San Simón Stock en Cambridge en 1251 y declaró que quienes
portaran el escapulario marrón carmelita serían salvados del infierno y llevados al cielo por ella el primer domingo después de su muerte. Aun­
que la Iglesia católica nunca ha confirmado la tradición como cierta, la devoción del escapulario es una de las más antiguas devociones de
María.

El escapulario marrón carmelita es uno de los dieciocho escapularios utilizados en la Iglesia católica. Aunque los sacerdotes y hermanas
carmelitas llevan una larga prenda que se dobla sobre la cabeza y hombros, extendiéndose casi hasta los pies por encima de pecho y espalda,
los laicos portan alrededor del cuello una versión muy modificada, consistente en dos pequeñas piezas de tela -una por delante, y otra por
detrás- conectadas por dos largos cordeles.

Aunque un escapulario sea en y por sí mismo meramente un trozo de tela, simboliza el deseo de quien lo porta, de unirse en mente y pro­
pósito con María, y con todos los que dedican sus vidas a llevar a efecto la llamada del Evangelio. Igual que un anillo de matrimonio simboliza
la unidad entre marido y mujer, así un escapulario indica la unidad espiritual de los creyentes. No es un talismán o un amuleto de buena suerte, sino un símbolo privado y personal de la fe, y un recordatorio íntimo de que hemos de vivir esa fe en la vida diaria.