principal
   
 

 

 

 

textos marianos

 OCURRIÓ UN DOS DE OCTUBRE

 El 2 de octubre  de 1947 es el día histórico fundacional del Opus Dei, por San Josemaría Escrivá de Balaguer. El espíritu mariano de este sacerdote aragonés se observa en sus obras y sermones. «A Jesús siempre se va y se vuelve por María», escribe en Camino. En su librito Santo Rosario habla con entusiasmo de esta devoción. Y, en su obra de homilías Amigos de Dios, dice de María: «Meditemos frecuentemente todo lo que hemos oído de Nuestra Madre, en una oración sosegada y tranquila. Y, como poso, se irá grabando en nuestra alma ese compendio, para acudir sin vacilar a ella, especialmente cuando no tengamos otro asidero. ¿No es esto cierto interés personal, por nuestra parte? Ciertamente lo es. Pero ¿acaso las madres ignoran que los hijos somos de ordinario un poco intere­sados, y que a menudo nos dirigimos a ellas como al último remedio?... No pretendo -ni para vosotros, ni para mí- que nuestra devoción a Santa María se limite a estas llamadas apremiantes... Si nos identificamos con María, si imitamos sus virtudes, podremos lograr que Cristo nazca, por la gracia, en el alma de muchos que se identificarán con él por la acción del Espíritu Santo. Si imitamos a María, de alguna manera participaremos en su maternidad espiritual. En silencio, como Nuestra Señora; sin que se note, casi sin palabras, con el testimonio íntegro y coherente de una conducta cristiana, con la generosidad de repetir sin cesar un fiat (hágase) que se renueva como algo íntimo entre nosotros y Dios»